Si en una escala del 1 al 10, tu capacidad profesional es un 10, pero tu habilidad para comunicarlo es un 5, ¿te verán como un 10 o como un 5?

Si deseas tener éxito profesional, saber comunicar es importante.

Una formación para hablar en público en una sola sesión.

 No lleva meses, ni siquiera semanas. Verás los resultados rápidamente, en una clase 1 a 1 de dos a cuatro horas (online o presencial).

 

Si realmente estás buscando hablar en público. Hay formas, al alcance de cualquier persona, para…

 

-Parecer más confiado y carismático, incluso cuando no lo sientes.

 

-Superar el síndrome del impostor y proyectar autoridad.

 

Hablar con impacto a tus jefes, compañeros o empleados.

 

Dominar las presentaciones virtuales.

 

-Mejorar los resultados hablando en público con técnicas clave de persuasión.

 

Comunicar con sencillez los temas más complicados para que los no expertos los puedan entender y disfrutar (esta es una de las claves de la buena oratoria).

 

-Persuadir y motivar a una audiencia de una persona o de 2000 personas en cualquier momento y en cualquier lugar.

 

Resultados demostrables

Respaldo todo mi trabajo con investigaciones y una experiencia sólida a lo largo de los años.

 

Mi nombre es Carmen Santamaría, he trabajado para un montón de grandes empresas y he ayudado a todo tipo de perfiles con el tema de hablar en público. Suena a tópico y se ve mucho en internet, pero es así. Y mucha de esa experiencia la he podido trasladar en mis trabajos recurrentes para TV con José Mota, por ejemplo.

 

También es posible que me hayas visto más de una vez en series como Sky Rojo para Netflix, Celeste para Movistar, o By  Milán para Atresmedia. Y  esta experiencia la puedo trasladar a mis clientes de una forma que sería imposible de otra manera. Y ayuda, créeme que ayuda.

 

Oratoria te puede enseñar mucha gente, pero a comunicar y disfrutar de un escenario… ya es más difícil.  

 

Después de esta formación, podrás:

– Conocer y potenciar tus fortalezas como ponente

 

– En qué centrarte para tener el impacto que buscas.

– Descubrir cómo los buenos profesionales abordan el miedo a hablar en público.

 

– La forma para crear momentos especiales que la audiencia recordará.

 

– Aprender las técnicas para estructurar, crear y contar una gran historia.

 

Cómo utilizar las imágenes de forma correcta para potenciar nuestra intervención (en caso de ser necesario).

 

Sorprender, realmente, a la audiencia desde el primer momento.

 

Ganar confianza para presentar ante una variedad de audiencias diferentes en diferentes ámbitos.

 

– Hablar de forma mucho más segura y auténtica.

 

Utilizar la voz y el lenguaje corporal de forma correcta en cada persona.

 

Aprovechar la metáfora para plasmar mejor las ideas.

 

– Crear sensaciones utilizando las palabras correctas en el momento adecuado…

  

¿Tienes una charla mañana mismo?

No te podré ayudar tan rápido, pero creo que te pueden venir muy bien estos 5 consejos.

 

 Piensa en tu audiencia. 

¿Te conocen? ¿Saben de lo que hablarás? Piensa en ello y no olvides utilizar el lenguaje más sencillo posible. Para que te hagas una idea, si hay un niño de 12 años en la sala, tiene que entenderte. 

 

Piensa en ti.

¿Qué opinas sobre el tema que vas a hablar? ¿Te entusiasma? ¿Te cabrea? ¿Te entristece? Siente lo que vayas a tratar de trasmitir y que te acompañe.

  

Prepáralo.

 ¿Qué investigación necesitas hacer para ilustrar tu contenido? Tener eso controlado te hará sentir tranquilidad.

  

Ten clara la Idea.

 ¿Cuál es la idea clara que quieres compartir? ¿Por qué? ¿Qué quieres que la gente sienta o haga? Hazte estas preguntas.

 

Empatiza.

 ¿Por qué la gente te escuchará? ¿Qué sacarán ellos? 

  

Lo que dices es clave, pero la forma en que lo dices es igualmente importante.

 

Y da igual que sea para unas pocas personas o una gran conferencia. Muchas de las cosas que tienes que conocer para realmente sacarle partido a tus ponencias, son las mismas.

Y no olvides esto, te vendrá genial…

 

  1. Mantén a tu público atento dando la información poco a poco.
  2. Interioriza lo que quieres decir y por qué, debes conocer lo que tienes que ofrecer.
  3. Debes ser empático. ¿Cómo? Pensando en los intereses de tu audiencia, no en los tuyos.
  4. Aprovecha tu entusiasmo, trasmite con ganas.
  5. Utiliza un lenguaje sencillo y el poder de las historias.
  6. Diviértete.